Alimentación saludable para niños

Comida sana para niños

Nuestra escuela, junto con la experiencia y cooperación de otros centros, cuenta con un servicio de catering especializado que la provee diariamente de menús infantiles adaptados. Esto nos permite llevar un control de las necesidades nutricionales de cada alumno, así como personalizar la alimentación de aquellos alumnos que tengan algún tipo de alergia o dietas especiales. También tenemos en cuenta los casos en los que hay que realizar alguna adaptación debido a prescripciones médicas.

La elaboración de dietas especiales, debido a algún tipo de alergia o incidencia de salud es tratada directamente con los padres, primando en todo caso la cooperación y las directrices del pediatra. La información sobre los menús será facilitada a las familias al inicio de cada mes. Los padres de alumnos con dietas especiales deben aprobar y firmar su conformidad con el menú antes de devolverlo a la administración del centro.

La alimentación de lactantes y niños que hayan de seguir una dieta blanda tendrá una especial atención y estará dirigida por el pediatra del alumno, que deberá indicar sus instrucciones específicas en la “ficha de alimentación”. Cualquier cambio en la alimentación de un alumno deberá ser comunicado al equipo del centro para ser incluido en el diario de la escuela. Los purés de vegetales y frutas on preparados en el día en la propia escuela. Las proteinas (pollo, ternera, pescado y huevos) son añadidos progresivamente a la alimentación de cada niño, según sus necesidades particulares y las indicaciones de su pediatra.

alimentacion saludable para niños

Fortalecer los hábitos saludables

Los hábitos relacionados con la comida son parte fundamental de la alimentación y de la formación de los niños, por ello nuestro equipo trabaja para promover la adopción de buenos hábitos de higiene y formas a la hora de comer.

Este es un trabajo que tratamos de potenciar junto con las familias, puesto que los más pequeños tienden a seguir los ejemplos ven en tu entorno más inmediato. Si queremos que se formen hábitos para estos momentos del día hay que plantearse pequeñas metas y ser constantes hasta conseguirlas. Las pequeñas metas nos ayudan a medir el progreso de nuestros hijos a la vez que se avanza de forma gradual, según la madurez y las posibilidades de cada uno, no debemos presionar a los niños ni pedirles que hagan grandes cambios en un corto espacio de tiempo.

Desde el inicio del curso los profesores y profesoras trabajan con los estudiantes para desarrollar buenos hábitos acordes a la edad de cada niño. Los hábitos de alimentación

Lavarse las manos antes de comer y utilizar el babero para limpiarse

Inculcamos con ejemplo y con rutinas los hábitos de higiene más comunes, de modo que los niños poco a poco se acostumbren a adoptarlos en beneficio propio.

Utilizar los cubiertos adecuados en cada caso

Enseñamos los distintos tipos de alimentos que hay para familiarizar a los alumnos con una dieta variada, y al estar tomando distintos tipos de alimento, en ocasiones también hay que utilizar distintos tipos de cubiertos.

No levantarse de la mesa a la hora de comer

La hora de la comida es un espacio del tiempo destinado a esta actividad. Por ello tenemos un horario de inicio y de fin de la comida. Animamos a los niños a que socialicen entre ellos de forma respetuosa durante este espacio sobretodo si han terminado de comer, ya que la comida también tiene que verse como un espacio agradable y de ocio.

Respetar la comida de los compañeros

Transmitimos a los niños los límites y sobre todo el respeto con los compañeros.

Colaborar a la hora de limpiar la mesa

Por supuesto aún no tienen edad para recoger todo y ponerse a fregar y ordenar, sin embargo las pequeñas colaboraciones después de la alimentación deben ser fomentadas y premiadas para que estas acciones se perciban como algo positivo y fomentar la idea de colaboración.